sábado, 6 de marzo de 2010

La mujer que lo escribio, sabia de que hablaba.



No te pido que me cuides,
yo te pido que me ames...
yo ya se cuidarme!!
y cariño lo hago muy bien...
No te pido que me lleves de la mano,
acompañame y hagamos juntos el camino,
si me tropiezo ayudame,
si te tropiezas yo te ayudare...
pero no me pidas que te siga ciegamente,
porque no soy ciega...
y puedo ver,
y si lo fuera,
mi instinto me ayuda a ver.
No pongas en mi boca palabras,
que tu quieras escuchar,
dejame a mi pronunciar las mias,
que todo llegara.
No te pido ser la reina,
ni la diosa en tu altar,
solo quiero ser compañera,
que me trates como igual.
No te pido que confies,
eso tu corazón me lo dara,
si un día te lo pido,
es que algo esta fallando ya.
Y es que el amor es caprichoso,
se entrega sin saber nada,
no hay que crear espejismos,
de la persona amada,
que aunque sea imperfecta,
no debemos cambiarla,
porque no es una masa de arcilla,
que modelamos como nos da la gana,
es un ser independiente que en su virtud nos ama,
los defectos son la guinda de una hermosa tarta...
Cuando se ama,
no se pide nada...todo llega...
si no es amor...
no llega nada.
Pintura de C. Gracia.

1 comentario:

Leo dijo...

Muy buen poema, así es, cuando hay amor todo llega sin pedir nada, muy reflexivo.
Gracias mi querida amiga Chelo por compartir.

Abrazos, espero te encuentres mejor.

Leonor